Seguidores

martes, 30 de octubre de 2012

Te quiero, más que nunca.


 
Esos ojos, esa sonrisa, ese lunar, esos labios…
Dime qué hacer para no desearte cada vez más, para no luchar al cien por cien por ti.
Rocé tus labios, y me enamoré aun más.
Esa sensación de volar cuando te tengo cerca, ese cosquilleo interminable, esos nervios locuaces que consiguen hacerme enloquecer…
Esas palabras, esas dulces y absurdas palabras que me hacen sonreír, me hacen ser la más feliz de este planeta.
Conseguí algo; conseguí tus besos.
Me dedicaste muchas sonrisas, miles de palabras pero ningún te quiero, pero, ¿Sabes qué?
Que no me importa; que me hiciste feliz, como a ninguna, que, aunque ahora esas ganas de tenerte hayan aumentado, me da lo mismo, porque, te he tenido para mí, durante unas perfectas horas.
¿Ves esa tímida sonrisa? Es la mía; es esa que has logrado que salga a la luz tras varios días, con un solo roce, con una sola mirada, con un solo beso.
Que te quiero, y temo no poder dejar de hacerlo en mucho tiempo.
Que sepas que, mi lucha no ha terminado, que, aunque resulte cansino, esto es solo el comienzo, de algo hermoso.
“Estoy convencida de que algún día, sentirás algo fuerte por mí, que me pedirás que no me aleje de tu lado, que suplicarás mis besos.”
Princesa, dijiste, y lo volviste a repetir una vez más.
Es nuestro secreto, nuestro, y de nadie más.

3 comentarios:

  1. Muy hermosa entrada, es lindo saber que aún quedan esperanzas para seguir luchado y mas todavía cuando el te las da.. Un beso enorme me encanto el texto!! :D

    ResponderEliminar
  2. Hola no me conoces, pero encontre tu blog lo leí y me gusto, y nada que esta entrada me encanto, que me siento super identificada, solo que yo no he tenido tan siquiera un beso v.v lo se triste, pero yo sigo aqui ilusionada :)

    ResponderEliminar

Sonríeme